En el año 1974 Portugal era uno de los países más pobres de Europa. Estaba sumido en una dictadura desde el año 1926, que había agudizado las diferencias sociales entre ricos y pobres. 

Los trabajadores se afiliaban en masa a los sindicatos, los estudiantes se organizaban y los movimientos sociales y vecinales se unían para protestar por la carestía de la vida y la guerra. El ejército portugués no se quedó al margen de la lucha y creó el MFA, Movimiento de las Fuerzas Armadas

Muchos fueron los factores desencadenantes de la creación de este movimiento, pero uno de los más importantes fue la oposición a la guerra colonial: 107.000 jóvenes huyeron del país para evitar hacer la mili dentro de la contienda, que ya había provocado un número elevadísimo de muertos y heridos. 


El 25 de abril de 1974 llegaba, atravesando la frontera con Portugal, un vivo rumor a libertad aromatizado de aroma de flores que silenciaba a las armas.

Por esto, la semilla de esta semana será una mujer portuguesa pionera en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres.


ANA DE CASTRO OSÓRIO. (Mangualde, 18 de Junio de 1872 — Setúbal, 23 de Marzo de 1935) fue una escritora, especialmente en el dominio de la literatura infantil, pedagoga, feminista y activista republicana portuguesa.

Ana de Castro Osório fue pionera en Portugal en la lucha por la igualdad de derechos entre hombre y mujer. Escribió, en 1905, Mujeres Portuguesas, el primero manifiesto feminista portugués.

Fue una de las fundadoras del Grupo Portugués de Estudios Feministas, en 1907, de la Pandilla Republicana de las Mujeres Portuguesas, en 1909, de la Asociación de Propaganda Feminista, en 1912, de la Comisión Femenina ‘Por la Patria’, en 1916, a partir de la cual se formó, el mismo año, la Cruzada de las Mujeres Portuguesas.

Casada con Paulino de Olivo, miembro del Partido Republicano se aproximó a ese partido, colaborando con el ministro de la Justicia, Afonso Costa, en la elaboración de la Ley del Divorcio (tras la instauración de la República).

Es considerada la creadora de la literatura infantil en Portugal, con la serie de cuentos infantiles Para los niños que publicó, entre 1897 y 1935, en Setúbal, en fascículos.

Fue miembro de la obediencia masónica Grande Oriente Lusitano y de la Orden Masónica Mixta Internacional "Le Droit Humain" - El Derecho Humano.


Compártelo
Agregar a Meneame Agregar a Technorati Agregar a Del.icio.us Agregar a DiggIt! Agregar a Google Agregar a Reddit Agregar a Blinklist Agregar a Blogmarks

1 comentarios

  1. Anónimo // 26/4/10 17:04  

    Tengo buenos recuerdos de aquellos días...apenas cinco meses antes la vida me regalo un hermoso clevel, un clavel que con el paso de los años se convirtio en mujer.... y roja.